Humedales

A lo largo del último siglo, los seres humanos hemos alterado los ecosistemas más rápidamente y en mayor medida que en ningún otro periodo de la historia de la humanidad.  Las presiones a las que venimos sometiendo a la Tierra hacen que, o bien por el agotamiento de los recursos o  por la saturación de la capacidad de carga de los ecosistemas, sean pocas las zonas libres de degradación ambiental en el Planeta. Las fuerzas motrices causantes de estos impactos ambientales proceden por un lado de la creciente presión demográfica y por otro  de modelos de crecimiento económico basados en la explotación de los recursos y en el uso de tecnologías que no permiten desacoplar el crecimiento económico de la presión ambiental. Sigue leyendo

{ 2 comentarios }

El término de “humedales”, según el Convención Ramsar (1971) engloba a una gran variedad de ambientes: “las aguas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de agua marina que no excedan de seis metros de profundidad durante la marea baja”.

Por tanto, también son considerados humedales los estanques para la acuicultura, las salinas para la explotación de sal, las áreas de excavación y hasta los depósitos de agua para riego o consumo.

Tal vez esta denominación sea demasiado genérica. Así, en el Plan Andaluz sobre los humedales, nos encontramos con una definición más completa, sobre aquellas aguas que queremos conservar y proteger:

“Un humedal es un ecosistema o unidad funcional de carácter predominantemente acuático, que no siendo un río, ni un lago ni el medio marino, constituye, en el espacio y en el tiempo, una anomalía hídrica positiva respecto a un entorno más seco. La confluencia jerárquica de factores climáticos e hidromorfológicos, hace que se generen condiciones recurrentes de inundación con aguas someras, permanentes, estacionales o erráticas y/o condiciones de saturación cerca o en la superficie del terreno por la presencia de aguas subterráneas, lo suficientemente importantes como para afectar a los procesos biogeofísicoquímicos del área en cuestión.” (Fuente: Junta de Andalucía).

Es importante señalar que la definición comienza describiendo el humedal como un ecosistema, con todas las implicaciones ecológicas que el término aporta, y que desde Humedales Vivos queremos ayudar a difundir, entender y disfrutar.

Laguna

{ 0 comentarios }

Los humedales son los ecosistemas más productivos del mundo

Humedales 31.05.2010

Ya conocemos que los humedales son uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Además la riqueza y variedad de su flora y fauna, los convierten en focos locales de biodiversidad. Pero, no debemos olvidar que la importancia de estos ecosistemas va más allá, realizando funciones que a menudo no son tan conocidas ni reconocidas. [...]

Sigue leyendo

Las abundantes lluvias del invierno favorecen la recuperación de los humedales en Castilla y León

Lluvias Humedales Vivos 31.05.2010

Afortunadamente, la abundancia de agua aportada por las lluvias del pasado invierno ha incrementado el censo de aves migratorias en los humedales de Castilla y León. En nuestra comunidad, existen 128 zonas húmedas entre lagos, lagunas, embalses y pequeñas charcas. Por provincias, encabezan la lista en número de humedales Ávila y Segovia, con 24, Zamora, [...]

Sigue leyendo